¿Es necesario tener una web responsive?

 

Blog Kando ¿Es necesario tener una web responsive?
web responsive

¿Es necesario tener una web responsive?

La respuesta corta es sí. Pero nos imaginamos que querrás un poco más de desarrollo del tema. Durante el año pasado, casi el 90% de los españoles accedimos a internet a través de dispositivos móviles, siendo los smartphones los reyes del cotarro ¿Y esto que significa? Significa que todos los usuarios esperan poder ver correctamente los contenidos de la web que visitan, con imágenes que se vean bien, menús sencillos y rapidez de carga.

Estás tan tranquilo con tu móvil y decides entrar a una web. Al llegar te das cuenta de que solo ves parte del contenido, intentas llegar al menú minúsculo y lleno de pestañas y al ampliar y pinchar ¡le has dado a la pestaña que no querías! Después de varios intentos desistes, ya lo mirarás en casa (o no) ¿Te suena la historia? Pues estos son algunos de los síntomas de las webs no responsive y las consecuencias son el descenso de visitas en esas páginas.

Aquí es donde entra en juego el diseño web responsive. Se trata de desarrollar un único sitio web que sea capaz de adaptar su diseño dinámicamente dependiendo de del tamaño y resolución de la pantalla en la que vea: ordenadores, tables o smartphones. Esto mejora infinitamente la usabilidad y facilidad de lectura en los móviles. Y, como hemos dicho, sin necesidad de tener dos sitios diferentes dependiendo si es ordenador o dispositivo móvil.

Pero si hay algo que va a convertir en esencial el tener una web responsive es que Google así lo quiere. Ellos saben de la importancia de proporcionar una buena experiencia de usuario. Esa es su primera preocupación y ha de ser la tuya. Esto se traduce en que, desde el año pasado, Google penaliza el SEO de aquellas webs que no sean responsive. Así que ya sabes, si quieres seguir posicionándote correctamente, responsive es tu único camino a seguir en lo que al diseño de tu web se refiere. Eso sí, ten en cuenta estas recomendaciones:

  • Asegúrate de que el diseño es fluido para que sea capaz de adaptarse a cualquier tamaño de pantalla y orientación.

  • Evita incluir archivos y formatos que no se reproduzcan bien en móviles, como los contenidos flash.

  • Olvídate de las ventanas pop-up.

  • Haz que sea legible. Que la tipografía, su tamaño y colores se lean correctamente en cualquier tamaño y dispositivo.

Todo esto sumado a una buena velocidad de carga, hará que, con tu trabajo de contenidos, sigas escalando posiciones en el buscador de Google. Ahora ya lo sabes, responsive o morir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *